19 may. 2005

Telón

Se trataba de este teatro donde los espectadores se amontonaban en el escenario mientras los actores se sentaban cómodamente en las butacas.

El público, aburrido y algo acongojado por el abucheo creciente de los actores, comenzaba a actuar, algo inseguro, obras nunca actuadas.

Los actores, mientras tanto, espectaban. Algunos, compenetrados en su rol, dormían, babeando sobre el hombro más próximo. Otros observaban, atentos a los momentos únicos que transcurrían delante de sus ojos.

Finalizada la obra, y de acuerdo a los resultados obtenidos, el espectáculo tenía su merecido, traducido a veces en el vaciamiento y traslado aéreo del contenido de cajones de frutas y verduras o, en otras ocasiones, el caluroso azotar de la palma de una mano contra la de la otra.

Bajado el telón, todo continuaba transitando el camino ya decidido de antemano por quién sabe qué voluntades amantes de lo normal.

No hay comentarios.: