30 abr. 2005

Musicalmente incorrecto

Margarita toca el trombón. Pero no lo hace muy bien. Más que nada porque en él guarda sus alpargatas, un indio tehuelche, dos pares de mocasines y una mesita de luz.
Cuando termina de sacar todo de ahí adentro es muy tarde como para empezar a practicar... y aún falta volver a guardarlo todo.

Ya probó con un piano, pero se enredaban las patas de la mesita de luz en las cuerdas.
Cuando intentó con la flauta dulce el indio se le quejaba porque el viento le daba frío. Alisio era el viento, como en la Patagonia.

Con la armónica se le mojaban los mocasines y, al precio que están, no se los puede arruinar así como así.

Mientras resuelve sus problemas habitacionales Margarita piensa en lo feliz que era cuando sólo tocaba el violín...

No hay comentarios.: