24 ago. 2007

Correr

Me da risa cuando voy en el colectivo y la gente a la que se le escapa lo corre, aún cuando se le fue definitivamente y siguen corriendo, como si existiera la posibilidad de alcanzarlo.

Tal vez sean idealistas, persiguiendo utopías de 25 asientos y con caño de escape. O tal vez sean inocentes que todavía no han notado lo absurdas e irrealizables que son hasta las más simples metas en este mundo. Suelo terminar pensando que son, simplemente, estúpidos dominados por la costumbre de correr, aunque no sepan a dónde.

Yo nunca lo corro, si se fue, no era para mí.

No hay comentarios.: