9 oct. 2005

Duendes, venganza, masticar

Se sacó del lagrimal un duende ano que le estaba cagando la vista de aquel fabuloso par de tetas (purulentas).

Se mordió un dedo hasta cortar y sorbió un chorrito de sangre si no duele no vale la pena.

El duende ano todavía estaba por ahí y le llenaba la mano de mierda. Se relamió , puso en su boca el duende ano y comenzó a masticar.

Hemorroidicamente, el duende ano se inflamó, expulsando caca virulenta, agusanada, primero un bodoque de mierda de días de comer sólo queso y arroz, cilindros anchos, bolas y más bolas de plasta amontonadas, máquinas, taladros, desconsiderados y ocres, de todo camino intestinal.

Luego mierda lechosa que espera humeante para salir cuando se destrabe el conducto, pedacitos de hojas rojas, granos de maíz arroz semillas de tomate, cosas blancas calcificadas gusanos partidos por mil, todo envuelto en su vehículo ladrillo marrón chocolate para moscas y sus hijos que van de pic nic obsceno. Y sale y, después, casi todo agua con detalles - pimpollos de mierda - que recuerdan que ese es el agujero para sacar cosas sólidas, no sólo líquido y gas. Gas que, de vez en cuando, se abalanza sin cortar los chorros mierda y agranda el agujero, lo descangaya con ruido de agua corriendo FFFFSHHHHHHH, sumado a esos suculentos pedos geométricos tridimensionales, cada pedo parece un cono, un cubo, un megaedro tres de saliendo del orto, desgarran e irritan.

El duende no gritaba. Pensó en que esto terminaría pronto y sería tragado y que, en el estómago, enviaría ondas mierda humana al cerebro del tragador y que cagaría, cagaría como nunca nadie cagó nada y la mierda saldría por los oídos después de atascar el cerebro y empastaría los conductos y las articulaciones se corroerían con la caca ácido de gaviota impronta malsana y los poros sólo emanarían mierda nunca más transpiración bolita que duele y la saliva tendría otro sabor y él abriría un agujero rojo chorreando con la mierda que corta tejidos y podría salir para ser feliz en ese mundo chocolate para moscas.

Tragó.

No hay comentarios.: