2 oct. 2005

Dedos

Tomás el dedo índice y lo enredás con el meñique. Cuesta, pero vale la pena. Ya va. (rrruidoarrrroto).

Ahora estirás el pulgar hasta el codo quesencuentralgunos centímetros antes de la mano a la cual está adosado. (nohaydolornohaydolor)

Por si esto fuera poco (envidia), el anular y el medio comienzan a sentir una pasión revolucionaria en lo más íntimo de sus entrañas, por lo que convulsionan eléctricamente hasta quedar extasiados, deshechos, formando el símbolo de la paz. Y anarquía. (ruidodesirenasuuuhuuuhuuuhu).

Como es un ejercicio más bien cíclico, pagás la fianza y volvés al principio.

No hay comentarios.: